Adolescencias

¿De qué nos asombramos? Ya Sócrates decía: "Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida y le faltan al respeto a sus maestros"
No digo que haya que resignarse, pero hemos de entender que la adolescencia es ESA edad. Cambian las formas según los tiempos, pero no nos flagelemos, las estrategias educativas siguen siendo las mismas: límites,confianza, respeto, comunicación y afecto.

 Mi gran amiga Julia me ha escrito estas palabras que definen muy bien lo que es el trabajo con adolescentes, "La tarea de acercarse a quien se siente herido en lo más profundo, requiere un modo y saber profesional especial. Debe tener como fin no sólo el generar un espacio tratado desde la sutileza y con mirada integradora, sino que abra los caminos a la comprensión de lo que realmente sucede detrás de todos los graves síntomas con los que se comunican los menores. Sólo así podremos iniciar los adecuados pasos y desplazamiento hacia la comprensión de lo que cada menor y miembro de su familia precisa para llegar al momento de transformación personal .

Es apoyar el proceso de recuperación de su competencia personal y familiar, favoreciendo la transformación de una realidad dolorosa y cautiva, en una experiencia creativa de liberación y esperanza." (Julia Hernández Reyna)

 Foto: http://crushedboxphoto.com/


La vida es esfuerzo, constancia, tolerancia a la frustración... habilidades que a veces te llevan al éxito, otras no, pero que si te acompañan siempre te harán sentir que algo aprendes y así usar esa nueva sabiduría para subir el siguiente peldaño hacia tus sueños. 

Cómo transmitir eso a nuestros adolescentes?

Más que hablar de la adolescencia, habría que hablar de adolescencias, ya que cada adolescente es único, aunque con rasgos comunes a los demás. 

Para poder evaluar correctamente, debemos tener en cuenta las variables biológicas (cambios físicos, motrices, hormonales, cerebrales,…), variables emocionales (estados de ánimo, descubrimiento de nuevas emociones, autoestima,…), variables cognitivas (cambios en la manera de razonar, lenguaje, metacognición,…) y variables sociales (relaciones, interacciones, microsistemas, mesosistemas,…). Solo entonces tendremos una visión completa de la persona y podremos incidir en los aspectos que queramos modificar. 

 Dos carreras, un postgrado, un máster, un doctorado, dos continentes, cinco comunidades autónomas, 25 años de experiencia en colectivos desfavorecidos, incluidos menores en riesgo de exclusión social, docente en la universidad, miembro de comisiones de calidad de la docencia, miembro de grupos de investigación consolidados... y juro por lo más sagrado que lo más difícil está siendo hacer entender al equipo docente y directivo del centro escolar de mi hijo, que las diferencias individuales hay que respetarlas, que cuando hay un trastorno específico, sea el que sea, hay que hacer adaptaciones curriculares, significativas o no. La adolescencia de mi hijo no está siendo dura por él, sino por un sistema inamovible y mentes ancladas en un pasado metodológico más que superado hoy. 

¿Quién soy? ¿Qué me pasa? ¿Soy un bicho raro? ¿Cuáles son mis puntos fuertes? ¿Lograré ser feliz? ¿Por qué me asusta la gente? ¿Por qué me cuesta ligar? ¿Le podré gustar a alguien? ¿Por qué mis padres no me entienden? ¿Cómo ser popular?...

Estas y más preguntas se hacen nuestros adolescentes cada minuto de su día. Es una etapa agotadora, de autoconocimiento y descubrimiento de los demás, de reflexiones eternas donde nada o poco se consigue, de búsqueda de respuestas e intento de soluciones, algunas acertadas, otras no. 
Es un buen momento para acudir a un profesional de la mente que te puede ayudar a dar respuesta a muchas de estas cuestiones y a tomar las decisiones correctas. No hace falta tener "problemas" (estudios, amistades...). Es tan solo una ayuda a atravesar una etapa difícil pero fascinante y de gran importancia para tu futuro. Lo que ahora siembres, es lo que recogerás. Si maduras en armonía con tu persona, si te llegas a conocer y aceptar, serás feliz. De lo contrario, tus miedos te perseguirán, tus incertidumbres te harán zozobrar y la vida será una carrera de obstáculos de difícil superación. 

 Ves que tu hijo o hija está aislado en el instituto? no sale con nadie? sus fines de semana transcurren del sofá a la play y viceversa? no tiene amigos ni amigas? no acepta las invitaciones de algún compañero a salir? dice aburrirse?

En principio todo esto son síntomas de que algo más está pasando. No es simplemente una edad difícil... hay que sondear bien la autoestima y las habilidades sociales. 

No dejes que sufra más, aunque no lo parezca, lo hace y se está perdiendo parte de una etapa de su vida que debería servirle para aprender a relacionarse y a sentirse parte del género humano.  

 El Juez Calatayud. Es como una inspiración. Derechos y DEBERES de los niños. Genial. 

http://www.youtube.com/watch?v=9T4PbownsiM&sns=em




 Dónde está nuestra atención? mientras estamos preocupados por las notas, el trabajo, el qué dirán... nuestros hijos tienen una vida. Una vida que no siempre controlamos y a la que no siempre prestamos la debida atención. Estar atentos a las señales. 

https://www.facebook.com/YahooEspana/videos/10154157891562939/

www.estherclaver.com

 La adolescencia es la etapa donde el experimentar nuevas sensaciones cobra especial importancia. De ahí  que sea crucial prevenir que la experimentación con drogas llegue a ser un problema. En el vídeo presento los resultados de mi tesis doctoral y algunas pautas para las familias.

Creado por esther claver