FUTURO INCIERTO

¿Te ha dicho alguna vez un profesor eso de "no vas a llegar a nada"? ¿Te han dicho que tu hijo o hija "no se adapta", "no se implica", "no se interesa"...? ¿Eres de los que piensa que si no eres bueno en mates y lengua, no "sirves para estudiar"? Todos y cada uno de nosotros tenemos facilidad para unas cosas y dificultad para otras. El sistema educativo suele centrarse más en las debilidades que en las fortalezas, es decir, por ejemplo, si a alguien se le dan mal las matemáticas, le apuntan a clases particulares para ello, pero si se le da muy bien la lengua, no le ponen un refuerzo para que llegue a su máximo nivel. Pasa lo mismo con la orientación hacia el futuro. Se suele dirigir al alumnado hacia áreas de estudio determinadas, no basándose en sus fortalezas reales, sino en las calificaciones. Si a esto le añadimos que los estudios, universitarios o no, se eligen a veces más por las "salidas" laborales que por la tendencia vocacional de la persona, pues nos encontramos ante una base que poco o nada favorecerá ni la profesionalidad ni mucho menos la felicidad de la persona. Se ha de abordar el tema dando pautas prácticas y orientaciones precisas para que cada uno sepa cuál es su "don" y decida enfocar su futuro con un dato más realista y austado a su propio perfil.

Creado por esther claver