Terapia de Pareja

Hago míos algunos consejos de la terapeuta neoyorquina Sherry Amatenstein (2010) para que una pareja funcione:

- Estar en pareja para "no estar solo", no es una buena idea. Si el otro existe para que tu no sientas soledad, el peso de esa responsabilidad acabará por alejarle de ti.
- Si tu pareja te pide que cambies muchas cosas, esa exigencia puede que esté ocultando un miedo irracional a que le abandones.
- Si efectivamente cambias muchas cosas de ti para agradar a tu pareja, revisa tu autoestima.
- Si las peleas son muy "explosivas", el control de impulsos es un trabajo necesario.
- Es necesario evolucionar tanto juntos como por separado. Compartir expectativas sobre la vida y la pareja hace que el camino juntos sea más feliz.
- Cuidar el tipo de comunicación. Expresar sentimientos de forma asertiva a veces no es fácil, pero se aprende. La técnica del espejo es un ejemplo. 
- Es un error estar pendiente de "quién da más". Dar sin esperar nada a cambio es más sano.

En general, cuanto más se trabaja a nivel emocional sobre uno mismo, mejor funciona la pareja porque no se necesita poner en ella toda la responsabilidad de la propia felicidad. Dejar pasar rencores y resentimientos para liberar la energía negativa que hace falta para mantener vivos esos fantasmas. Cuando lo consigues, como dice Sherry, "una gloriosa espaciosidad" se abre en la relación.


Cuando una relación se rompe, por lo general existe un "rechazador" y un "rechazado". La sensación de ser rechazado puede llevar a la persona a sufrir un "sock emocional" que se parece, en su proceso, al duelo por una pérdida. Se pasa por diferentes fases (parálisis, pena, culpabilidad, resignación...) hasta que se supera. Puede ocurrir que se cometan muchos errores por el camino, que se anclen sentimientos y creencias poco armónicos e incluso que haya un "encallamiento" en una de las fases sin conseguir pasar a la siguinete. Lo natural es que, tras unos meses todo vuelva a la normalidad, pero a veces se necesita un poco de ayuda profesional para superarlo.

  Qué pasa con la relación? a veces se pasa de una pasión intensa a poco a poco, con los problemas diarios, los hijos, la hipoteca... la nada. Nada de risas, nada de sexo, nada de citas, nada de complicidad... En el SOF pensamos que una relación "que tuvo, retuvo", sólo es cuestión de realimentarla. Nuestra experta en intervención de pareja se jacta de conseguir mejoras sustanciales en 5 sesiones. Y si no, al menos habrá una separación no conflictiva donde los hijos e hijas puedan desenvolverse sin problemas, sin culpables, sin víctimas ni victimarios...

Creado por esther claver